10 razones por las que odiamos las listas

Si estás leyendo este texto es porque el título del artículo ha llamado tu atención. La verdad es que te hemos engañado un poco. Espero que nos perdones. No es que odiemos las listas. Tampoco es que nos encanten, seamos sinceros. Pero lo cierto es que la contradicción que encierra el título ha sido un buen gancho para captar tu interés. Y si sigues ahí es que ha funcionado.
Pero no queremos incumplir tus expectativas. Con unas ciertas dosis de ironía y humor, vamos a exponerte 10 razones por las cuales creemos que las listas no son una fórmula infalible. O dicho de otra manera, cuándo conviene utilizar las listas y cuándo no. A su favor, las listas agilizan la lectura y permiten destacar puntos importantes. En su contra, a veces se abusa de ellas y se asocian con medios sensacionalistas. ¿Empezamos?. Leer más

contenidos-blog-storytelling

Cómo planificar las publicaciones de tu blog

¿Tienes un blog y no sabes cómo organizar tus publicaciones? ¿Cuál es la frecuencia ideal? ¿Sobre qué temas escribir? ¿Cuál es la extensión adecuada? ¿Cómo puedes visibilizar tus posts para que lleguen a tu público? Leer más

El futuro del pasado

Predecir cómo será la publicidad en el futuro es un objetivo tan inútil como intentar vaciar el agua del océano con un dedal. ¿La razón? Todas las predicciones se basan en los patrones sociales, culturales y tecnológicos existentes en el momento de la predicción. El futuro distópico de la novela “1984”, por ejemplo, fue imaginado por George Orwell entre los años 1947 y 1948. En aquellos años el comunismo soviético y el nazismo alemán eran dos referentes políticos que estaban muy presentes en Europa. El futuro descrito por Orwell está impregnado de esos dos modelos y, aunque podemos reconocer ciertas similitudes entre la sociedad descrita en la novela y la sociedad real del año 1984, lo cierto es que son muchas más las diferencias. 

 

 

Esta tesis no es nuestra, la defiende el historiador Yuval Noah Harari. Según el autor de los famosos best-sellers “Sapiens” y “Homo Deus”, todas las predicciones están condicionadas por el momento en que se realizan y ese marco no permite prever numerosos aspectos. ¿Otro ejemplo? En la película “Blade Runner”, basada en la novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” escrita en 1968 por Phillip K. Dick y situada en el año 1992 (2021 en algunas ediciones más recientes) pueden verse coches voladores, pero no hay ni rastro de Internet ni de los móviles. En 1968 las autopistas empezaban a llenarse de automóviles, pero los ordenadores personales aún no se vendían en las tiendas y los teléfonos móviles aún no se habían inventado. ¿Cómo iba a imaginarse Phillip K. Dick, criado en Chicago y afincado en California durante muchos años, que en el mundo entregado al dios automóvil donde vivía, Internet y los móviles iban a marcar nuestras vidas en el futuro? 

 

 

Además hoy en día los avances tecnológicos y científicos se suceden a tal velocidad que los cambios son constantes, lo que dificulta aún más el acierto en las predicciones.

De ahí la expresión “el futuro del pasado”, porque en el momento presente todo pronóstico realizado anteriormente siempre estuvo marcado por el pasado y es sólo eso, cosa del pasado. 

La publicidad no es una excepción. ¿Quién podía imaginarse en los años 80 que el aerógrafo iba a ser sustituido por algo llamado “Photoshop”? ¿O que los periódicos iban a leerse en el teléfono? ¿O que un adolescente de Seattle iba a tener más audiencia que la CNN? 

Entonces, ¿Cómo será la publicidad del futuro? Evidentemente no nos vamos a atrever nosotros a realizar ninguna predicción, pero dados los antecedentes, ¿quién puede asegurar que seguirán existiendo los móviles o los ordenadores? ¿Sobrevivirán muchos años Google o Instagram o caerán algún día en el olvido como les ocurrió a gigantes como Kodak o Nokia? Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra, ¿quién podía pensar que iban a extinguirse? Y sucedió. 

Lo que sí nos atrevemos a predecir, y esto no tiene ningún mérito, es que siempre existirán un anunciante, un mensaje, un medio y un destinatario. ¿O no?

 

Fotos: Andreas Kind – Brannon Naito – Alex Iby

 

¿Una Escuela de Negocios para líderes íntegros?

Parece que la palabra “negocio” e “integridad” no casan muy bien. Al menos, es lo que da que pensar la lluvia constante de abusos y casos de corrupción en los que se ven implicadas con frecuencia numerosas empresas de todo el mundo. En muchas ocasiones la figura del directivo se asocia con una persona egoísta y desalmada, que se desenvuelve con un estilo de gestión donde el fin siempre justifica los medios, donde nada importan el impacto social ni el medioambiental de las actividades de su compañía, y donde todo vale con tal de maximizar los beneficios. Leer más

Diseña el plan de comunicación para tu ONG en una servilleta

Si estás pensando en diseñar el plan de comunicación para tu organización, puede que te parezca que tienes ante ti una tarea heroica. Es normal, no es una cuestión baladí. Pero que no cunda el pánico. En este post hemos querido facilitarte las cosas y nos hemos propuesto demostrarte que siguiendo unos sencillos pasos podrás diseñar el plan de comunicación para tu ONG en una simple y pequeña servilleta. Recuerda que deberás contar con todas las áreas que engloba la comunicación (publicidad, eventos, redes sociales, etc.) y con todos los recursos de los que dispongas, tanto humanos como técnicos y económicos.

Vayamos por partes. Para nuestro plan vamos a utilizar la conocida técnica del Visual Thinking. Se trata de expresar con imágenes tus ideas para que vayas organizando de una forma visual todos las áreas y procesos que debes tener en cuenta par diseñar tu plan.

Primero sitúa en el centro de tu servilleta el nombre de tu ONG y rodéalo con un círculo. Desde ahí iremos anotando todas las ideas que nos vayan surgiendo. Es decir, en este punto estarás respondiendo a la pregunta: ¿QUIÉN?. No es una pregunta difícil.

Lo segundo que debes anotar es tu propuesta de valor, aquí la cosa se complica un poco. Tu propuesta de valor es lo que en concreto ofreces al mercado. Esa causa, servicio, producto o actividad que te diferencia de los demás. Por ejemplo, la ONG AIPC Pandora, centrada en la educación internacional, basa su comunicación en la propuesta de valor “Experiencias internacionales que transforman a los jóvenes”. Resume tu propuesta de valor en una frase corta, sencilla, muy fácil de entender. No se trata de inventarse un slogan o un claim, sé claro y directo, sin florituras. Y, aunque seas una ONG, piensa en términos de beneficio y satisfacción. Inspírate en la visión y la misión de tu organización, En otras palabras, ¿qué problema quieres ayudar a solucionar? ¿qué injusticia quieres denunciar? Y utiliza palabras llanas, las que usarías para explicárselo a un amigo mientras os tomáis un café. Aquí estarás respondiendo a la pregunta ¿QUÉ?

Lo tercero que debes apuntar es el objetivo de tu plan. ¿Qué quieres conseguir exactamente con tu comunicación? Tómate tu tiempo. Ojo: no se trata ahora de pensar en cuántos nuevos donantes necesitas o a cuántos nuevos socios pretendes atraer. No es un objetivo de ventas. Es un objetivo de comunicación. La comunicación siempre debe ir detrás de objetivos superiores, debe estar al servicio de decisiones estratégicas vinculadas a la misión de la organización. Por ejemplo, si quieres concienciar sobre la situación de las mujeres víctimas de violencia de género, o si quieres posicionar tu ONG como una organización experta en discapacidad infantil, o si quieres rejuvenecer tu audiencia. Es decir, en este punto estás respondiendo a la pregunta ¿PARA QUÉ?

En cuarto lugar, márcate una fecha en el calendario. Tu objetivo debe ser alcanzado en un plazo concreto de tiempo. Sé realista, no te marques logros imposibles. Calendariza tus tareas en varias fases, por ejemplo, una primera fase de lanzamiento y una segunda fase de mantenimiento. También incluye aquí tu calendario editorial en el que deberás detallar la fecha de publicación de tus contenidos en las redes sociales. En este caso, estarás respondiendo a la pregunta ¿CUÁNDO?

Ahora, en quinto lugar, piensa quiénes son los destinatarios de tu comunicación. ¿Qué personas conforman tu audiencia? Y ten en cuenta que tu audiencia estará formada por varios grupos diferentes: socios, donantes, empleados, patronos, donantes potenciales, socios potenciales, colaboradores, periodistas, etc. Lo has acertado, ahora estarás respondiendo a la pregunta ¿A QUIÉN?

Ahora llega el momento de volver a lo esencial, deberás anotar la razón por la cual estás metida o metido en todo este embrollo. ¿Conoces cual es la misión de tu ONG, su razón de ser? ¿Por qué se fundó? A veces algo tan evidente como esto se ignora o queda enterrado bajo toneladas de cuestiones menores. En otras palabras, ¿por qué estás haciendo todo esto? Por ejemplo, si estuvieras trabajando en Unicef la razón de ser de tu plan de comunicación sería “promover la protección de los derechos del niño, de ayudar a satisfacer sus necesidades básicas y de aumentar las oportunidades que se les ofrecen para que alcancen plenamente sus potencialidades”. Para entendernos, aquí estaría respondiendo a la pregunta: ¿POR QUÉ?

No hay que olvidarse del dinero. Todas las acciones que quieras emprender tendrán como es lógico un coste económico. Por eso deberás calcular céntimo a céntimo todos los presupuestos para conocer la viabilidad de tus campañas. Ten en cuenta que algunas acciones las absorberá tu equipo interno, pero otras deberás encargarlas a empresas. Pide presupuestos y haz números. Aquí se trata de que respondas a la pregunta ¿CUÁNTO?

Ahora vamos a decidir cuáles son los mejores canales para alcanzar a tus audiencias y conversar con ellas. Piensa en tres grupos. medios propios, medios de pago y medios ganados. Los medios propios lo constituyen tu website, tus redes sociales, tu plataforma de emailing, tus instalaciones, etc; los medios de pago, todos aquellos soportes que te exijan el pago de una tarifa, por ejemplo, Google AdWords, la prensa digital, anuncios en TV, etc; y los medios ganados son todos aquellos sitios que hablan de tu ONG o comparten contenido tuyos. En este último grupo podemos incluir los medios que incluyen noticias que sobre tu ONG y a los que hemos podido acceder a través del envío de notas de prensa. Aquí estarás respondiendo a la pregunta: ¿DÓNDE?

Llegó el momento de ponerse más creativos. Ahora debes pensar en las campañas que vas a realizar para alcanzar tus objetivos. En nuestra servilleta plasmaremos en un primer momento los aspectos más esenciales de tu estrategia de comunicación. ¿Qué campañas y acciones concretas vas a poner en marcha para alcanzar tus objetivos? Divide claramente las campañas en función de los objetivos que te has fijado. Por ejemplo, si un objetivo es captar nuevos socios, tendrás que realizar una campaña específica de captación de socios. Si cada año organizas un evento alrededor de un día concreto, por ejemplo, el Día del Refugiado o el Día de la Infancia, anota esa campaña en tu servilleta. Detecta todas las campañas que tengas que realizar. No temas que aparezcan seis, ocho, diez, las que hagan falta. Cada campaña deberá tener su concepto creativo, su estrategia y sus medios. A continuación te describimos algunos ejemplos:

Campaña “Fiesta de la Infancia”:

• Creación de concepto creativo
• Diseño y ejecución de piezas de comunicación: cartel, vídeo promocional y emailing a BBDD
• Redacción y envío de nota de prensa a medios

Campaña de Captación de Nuevos Socios:

• Creación de concepto creativo
• Diseño y ejecución de piezas gráficas: spot TV, cuña radio, banners, anuncios en Facebook e Instagram
• Inversión en Google AdWords, Facebook Ads e Instagram Ads
• Inversión en Telecinco y Cadena 100

Aquí tienes que contar también con las acciones más recurrentes, aquellas que desarrollas prácticamente a diario durante todo el año. Para diferenciar estas acciones de las campañas, vamos a denominarlas “planes”. Por ejemplo, cuál será tu Plan de Social Media, tu Plan de Marketing de Contenidos o tu Plan de Email Marketing. Y no se olvide el omnipresente SEO. Es muy importante que no se te escape nada. Para eso la servilleta y el visual thinking vienen muy bien. Esta lista puede ayudarte.

Medios propios:

• Web
• Blog
• Redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin
• Email Marketing
• Instalaciones
• Contenidos: infografías, fotografías, vídeos, etc.

Medios de pago:

• Campañas de Display
• Campañas en Google AdWords
• Campañas en Social Media Ads
• Campañas en TV
• Campañas en Radio
• Campañas en Prensa y Revistas
• Campañas en Exterior

Medios ganados:

• Envío de notas de prensa a medios
• Acuerdos con bloggers, influencers

En esta última fase, la más compleja, estarás respondiendo a la pregunta ¿CÓMO? No te creas un superhéroe o una superheroína, comparte tareas con tu equipo y con proveedores externos: agencias, productoras, ilustradores, etc.

La servilleta te ayudará a ir al grano y a simplificar tus tareas. Después no dudes en utilizar herramientas como Drive, Evernote o Trello para gestionar todas las acciones que formarán parte de tu Plan de Comunicación.

¿Qué personaje de Disney es tu marca?

Si hay alguien que fue consciente del poder de las historias para llegar al corazón de las personas ese fue sin duda Walt Disney. El genio de la animación sabía que por encima de una técnica depurada, unos dibujos de extraordinaria belleza o una música evocadora, el secreto del éxito siempre reside en contar una buena historia. Con la comunicación publicitaria ocurre exactamente lo mismo. De nada vale contar con un nombre muy llamativo, un logotipo espectacular o un packaging deslumbrante, si a la hora de la verdad la marca no conecta emocionalmente con su público objetivo a través de un relato interesante.  Leer más

tips para mejorar la velocidad de una web con wordpress

5 Tips para aumentar la velocidad de tu web en WordPress

¿Quién espera más de 3 segundos a que cargue una web? El mundo digital depende de la inmediatez. Una velocidad de carga web aceptable está en torno a los 2-3 segundos. Más de 3 segundos de espera se disparan los abandonos. Leer más

La publicidad no sólo sirve para vender

Las multitudes conectadas a través de las redes sociales se han convertido en una poderosa fuerza capaz de provocar profundos cambios sociales. Esta nueva revolución ha atraído la atención de muchos creativos publicitarios que han visto en Internet el escenario ideal para denunciar, concienciar y actuar.
Leer más

10 tendencias en redes sociales para 2018

El blog de TalkWalker, la conocida herramienta de monitorización utilizada por muchas agencias de todo el mundo, ha publicado recientemente las predicciones para 2018 de varios expertos del sector. Así que si quieres descubrir cuáles serán las tendencias que marcarán el año 2018 más te vale seguir leyendo. Y sobre todo, no te pierdas la última.

Leer más

No tienes una audiencia, tienes cuatro

Cuando diseñan sus planes de comunicación, la mayoría de las empresas intentan describir su audiencia con la mayor exactitud posible. Así las audiencias o públicos objetivo a las que ofrecen sus productos y servicios suelen definirse en términos como “propietarios de viviendas en el centro de Madrid” o “madres de niños menores de tres años”. Esos públicos se erigen en los destinatarios de la comunicación de las marcas y todos los mensajes se dirigen a ellos.

Pues aunque no lo sepas, en realidad tus mensajes no sólo llegan a una audiencia y tus mensajes deben tener como objetivo iniciar una conversación. Tu comunicación alcanza simultáneamente a varios grupos, en concreto cuatro, que, aunque se encuentran muy próximos, presentan motivaciones y características muy diferenciadas. A estas audiencias en Materiagris las conocemos con los nombres que aparecen en este gráfico:

1º.  Miembros

En primer lugar, tu empresa debe pensar en su público más cercano, en su núcleo duro, es decir, las personas que están más cerca de tu marca. Esas personas son tus accionistas, tus directivos y tus empleados. Ellos deben ser los primeros que participen activamente en tu comunicación, actuando como prescriptores y evangelizadores de tu marca.

2º.  Partidarios

Esta audiencia está formada por un segundo grupo formado por tus clientes, proveedores, colaboradores y contactos. Son personas que conocen bien tu empresa y que mantienen una estrecha relación con tus productos y servicios. Ellos pueden ser muy críticos con tu marca pero también pueden recomendar tu marca a otras personas, convirtiéndose en los mejores difusores de tus mensajes.

3º.  Observadores

Esta audiencia la conforman personas que conocen tu empresa, pero que no tienen una vinculación contigo. Se trata de tus competidores, asociaciones, instituciones públicas y medios de comunicación. Son profesionales que, por diferentes razones, vigilan con atención tus movimientos y que están atentos a cada una de tus decisiones.

4º.  Desconocidos

Se trata de la audiencia más numerosa y la más compleja. Está constituida principalmente por tus clientes potenciales. Son personas que no conocen tu empresa ni tus productos, pero que con la información adecuada pueden llegar a convertirse en nuevos clientes. Tu objetivo debe ser convertir esas personas desconocidas en leads, registros que amplíen tu base de datos y que se conviertan en nuevos contactos interesados en tus productos y servicios.

La mayoría de las empresas ponen en marcha campañas de comunicación dirigidas exclusivamente a clientes potenciales y clientes actuales y se olvidan de otros grupos como empleados, proveedores, accionistas o asociaciones. Con el paso del tiempo este error puede salir muy caro.

Por eso la próxima vez que te pongas a diseñar tu nuevo plan de comunicación ten en cuenta a todos los colectivos que te rodean, todos son importantes y cada uno tiene sus necesidades específicas.