¿Qué es el SEO?

¿Qué demonios es el SEO?

Seguro que a estas alturas ya habrás oído la palabra “SEO” unas cuentas veces. Es un término omnipresente en el marketing digital. Todos los profesionales hablan sin parar del SEO. SEO por aquí, SEO por allá. Sin embargo, tú no tienes muy claro qué significa. Es más, puede que no tengas ni idea. No te preocupes. Este artículo te va a ayudar a entender un poco en qué consiste el SEO.

¿Qué es el SEO?

SEO es el acrónimo de Search Engine Optimización. En español, puede traducirse como “Optimización para los Motores de Búsqueda”. Se trata de un conjunto de técnicas cuyo objetivo es mejorar la visibilidad de los contenidos de una web para que los motores de búsqueda (Google, vamos) los sitúen en los primeros resultados, por encima de los contenidos de los competidores.

¿Por qué es necesario el SEO?

Si no tienes en cuenta el SEO los contenidos de tu web serán invisibles a tus audiencias. De nada te habrá servido haber diseñado una web espectacular, haber dedicado horas y horas a redactar unos textos muy persuasivos o contar con un diseño y unas funcionalidades muy atractivas. Si no has tenido en cuenta el SEO tu web sólo la visitarán tus amigos.

La implementación de técnicas SEO mejora el posicionamiento de los contenidos y aumenta el tráfico a una web. Dicho de otro modo, cuando los usuarios que no te conocen de nada busquen en Google productos o servicios que ofrece tu organización, tu página aparecerá en los primeros resultados de sus búsquedas.

Una página bien posicionada en Google es como tener una tienda en la Gran Vía de Madrid. Por el contrario, una tienda mal posicionada es como tener una tienda abierta en un callejón completamente desierto.

 

¿Qué es el SEO?

¿Cómo funciona el SEO?

Para entender cómo funciona el SEO primero hay que entender cómo funciona Google. Google es un robot y se comporta como un robot. Sin embargo, su rcomportamiento se asemeja cada vez más al de un ser humano. En eso consiste la inteligencia artificial. Cuando Google rastrea todos los contenidos que existen en la red en busca de información, actúa simulando la conducta de un ser humano.

Para empezar, hay dos tipos de SEO: el SEO on page y el SEO off page. El primero incluye las técnicas que se aplican sobre la propia web. El segundo se refiere a técnicas que se utilizan fuera de la web, en concreto, en otras webs. ¿Pero por qué hay dos tipos de SEO?

Internet es una gigantesca tela de araña. En la red hay más de 2.000 millones de webs. Y cada web tiene a su vez decenas, cientos o incluso miles de páginas. Y cada una de esas páginas está formada por palabras, palabras y palabras. En ese inmenso océano digital donde cada web es una gota de agua, las páginas están entrelazadas por millones y millones de enlaces que las unen entre sí. El reto está en conseguir que tus contenidos sean visibles para tus audiencias. Por encima de los contenidos de las empresas y organizaciones con las que compites. ¿Y quién decide qué contenidos aparecen antes que otros en Google? Es evidente, el propio Google.

¿Cómo decide Google qué contenidos aparecen primero?

Seguro que has oído hablar del famoso algoritmo de Google. Un algoritmo es un conjunto de instrucciones ordenadas que deben realizar un cálculo. Es decir, se trata de un procedimiento matemático que sigue unos pasos preestablecidos para llegar a una conclusión. En el caso de Google, su archiconocido algoritmo asigna una serie de valores a cada página para luego mostrarla en la página de resultados en la posición que la corresponde. Es como una competición en la que se enfrentan todas las páginas web para ver quien llega más arriba en el ranking.

 

¿Qué es el SEO?

¿Cuáles son los criterios que utiliza Google?

El algoritmo de Google tiene en cuenta más de 200 factores para determinar el posicionamiento de una web, es decir para decidir cuál será la posición que debe ocupar una web cuando un usuario realiza una búsqueda. La función del SEO es realizar determinadas tareas para optimizar esos factores. Entre los más de 200 factores vamos a destacar diez, sobre todo los menos técnicos:

1. Antigüedad del dominio

Un dominio es como el nombre de tu web. Por ejemplo, www.miempresa.com. Si lo registraste hace diez años la antigüedad de tu dominio será mayor que si lo hubieses registrado la semana pasada. En ese caso Google interpreta que tu empresa ya tiene una amplia experiencia en el mercado y eso lo valora positivamente. La experiencia es un grado.

2. Palabras claves en el dominio, los subdominios y las páginas

Aunque a primera vista el mundo de Google parece muy tecnológico y futurista, lo cierto es que a Google le encantan las palabras, sí los textos escritos de toda la vida. Por eso, debes tener muy claras cuáles son las palabras clave (keywords) que definen mejor lo que haces y publicarlas por toda tu web. En las páginas principales, en tu dominio, y en tus sudominios. Como hemos visto, el dominio es el nombre de tu web. Pues los subdominios son como el nombre de cada una de las páginas que conforman tu web. www.miempresa.com es un dominio. Pues www.miempresa.com/nosotros o www.miempresa.com/contacto son subdominios.

Si eres una tienda de ropa de segunda mano, una palabra clave muy interesante para ti sería “ropa-segunda-mano”. Pero no debería ser la única. También tendrías que considerar “moda-segunda-mano”, “tienda-ropa-usada” o “moda economía circular”. La lista puede ser interminable. Incluye tus palabras clave a lo largo de todos tus textos.

3. La longitud de los textos

El número de palabras que tiene una página no es un detalle menor. Los contenidos con más palabras, posicionan mejor. Google entiende que si un contenido tiene un texto largo es porque esa página ofrece una información exhaustiva, detallada y rigurosa. Google interpreta las páginas con textos cortos como poco interesantes y las posiciona peor. No hay unanimidad en torno al número ideal de palabras, pero podría situarse por encima de las 700 palabras.

4. Velocidad de carga de la página

Otro factor importante para el SEO es la velocidad con la que se carga tu página. Google penaliza las páginas que tardan mucho tiempo en cargarse. Por eso es esencial que tu página esté optimizada. Sin imágenes muy pesadas. Sin plugins innecesarios.

5. Actualización frecuente de contenidos

Como si se tratara de un periódico, la publicación constante de nuevos contenidos atrae la atención de nuevos usuarios y fideliza a los actuales. Google premia a las páginas que publican contenido con frecuencia y penaliza a las que no se actualizan. Por eso es muy importante contar con un blog en tu web.

6. Una correcta gramática, sí, una correcta gramática

Si no cometes faltas ortográficas ni gramáticales y respetas las tildes, Google reconocerá tu texto como un contenido de calidad. Los usuarios consideran menos fiables los textos que no están redactados correctamente.

 

¿Qué es el SEO?

7. Palabras semántica relacionadas

Si estás pensando en viajar a Barcelona y encuentras en Google un artículo sobre la Ciudad Condal, lo normal es que a medida que lo vayas leyendo, te aparezcan palabras como Sagrada Familia, Barrio Gótico, Las Ramblas, Parque Güell, Montjuic, Barrio de Gracia o Camp Nou. Estas palabras se conocen como “semánticamente relacionadas” y para Google son una señal de que ese contenido es relevante. En otras palabras, el autor de ese artículo es un experto en el tema.

8. Ojo al contenido duplicado

Google considera contenido duplicado los bloques de texto que son idénticos o muy similares a otros textos del mismo idioma. Si Google detecta contenido duplicado en una web, entiende que ese contenido ha sido copiado de otra web y lo penaliza. No hay que confundir la inspiración con el plagio.

9. Optimización de las imágenes

Las imágenes son un factor esencial de posicionamiento. Las imágenes originales pueden tener un tamaño y una resolución excesivas para lo que necesita realmente la web. Redimensionar las imágenes y nombrarlas con un texto descriptivo que incluya las palabras clave contribuirá a mejorar el posicionamiento.

10. Enlaces rotos

Un enlace roto es un enlace que ya no funciona, porque dirige a un contenido que ya no está operativo. Google entiende que esos enlaces rotos son una señal de que el sitio web que muestra ese enlace está descuidado. Por eso es necesario detectar los enlaces rotos y eliminarlos lo antes posible.

 

Materiagris somos una agencia de marketing digital especializada en ONGs y empresas con impacto social. Podemos ayudarte a mejorar el posicionamiento de tu web creando contenidos relevantes como vídeos, infografías, imágenes o artículos para tu blog. Si quieres ponerte en contacto con nosotros, puedes escribirnos a info@materiagris.es

¿Tendría hoy Sócrates un canal de TikTok?

¿Tendría hoy Sócrates un canal de TikTok?

Sócrates es uno de los filósofos más trascendentales de la Historia. Después de 2.500 años de su muerte, sus ideas aún siguen siendo un pilar fundamental del pensamiento de Occidente. ¿O no te suena aquello de “Sólo sé que no sé nada”? Sin embargo, a diferencia de su discípulo Platón o del mismísimo Aristóteles, Sócrates no nos dejó ninguna obra escrita.Aunque hoy nos parezca mentira, Sócrates transmitió todas sus enseñanzas a través de sus conversaciones.

 

El poder de las conversaciones en la era de Internet 

4.000 años después de la existencia de Sócrates, en el año 2.000, un libro revolucionó el mundo del marketing. Se llamaba “El Manifiesto Cluetrain” y empezaba así: “Los mercados son conversaciones”. Aquella frase – la primera de las 95 tesis que conformaban el libro – marcó un antes y un después en el sector del marketing y nos obligó a todos los profesionales a reinventarnos. Los autores – Fredrick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger – afirmaban que Internet era un medio de comunicación totalmente diferente y que iba a desencadenar un cambio de era. ¿La razón? A diferencia de la TV, la radio o la prensa, Internet permitía a las personas mantener conversaciones “de humano a humano”.

Como es lógico, ante un cambio de tal magnitud, las reacciones fueron diversas. Hubo quien le restó importancia a esta irrupción y siguió utilizando los métodos de siempre. Craso error. Si no te adaptas a los cambios, estás perdido. Si no, que se lo pregunten a Darwin. Esa fue la causa del cierre de tantas y tantas agencias de publicidad cuyos nombres ahora ni recordamos. También hubo empresas que menospreciaron el poder que Internet otorgaba a los consumidores y no escucharon sus quejas o sugerencias a través de las redes sociales. Muchas lo pagaron caro con graves crisis reputacionales, pero claro en aquellos tiempos esta expresión ni siquiera existía. Todo el mundo quería contratar a un community manager pero nadie sabía muy bien para qué. Y también hubo quien se subió rápidamente al carro sin saber dónde estaba el volante, aunque tuviera que invertir indecentes cantidades de dinero. Surgían empresas como setas, que a los pocos mesas o desaparecían o eran absorbidas por otras compañías más grandes, convirtiendo en millonarios a sus imberbes fundadores. ¿Alguien se acuerda de Terra, Netscape o Napster?

Aquellos primeros años del siglo XXI fueron ciertamente años de confusión e incertidumbre. Estaba muriendo el push marketing y estábamos asistiendo al nacimiento del pull marketing

 

¿Hay algo más persuasivo que la voz humana?

Si hoy Sócrates se paseara por las calles de Atenas, seguramente se sorprendería al ver a tantas personas entregadas a ese artefacto llamado móvil. Mientras recorriese las ruinas del ágora que aún quedan en pie, buscaría a algún ateniense con quien conversar. Pero seguramente, entre la marabunta de turistas, a Sócrates le costaría encontrar a alguien que no estuviera muy ocupado haciéndose selfies o enviando whatsapps. Pero si uno de nuestros móviles cayera en sus manos, Sócrates alucinaría con sus innumerables posibilidades.

¿Qué pasaría cuando Sócrates descubriera todo el potencial que esconde, por ejemplo, TikTok? Sócrates podría transmitir sus enseñanzas a sus discípulos en vídeos cortos en bucle y su audiencia se contaría por millones. Para Sócrates, a quien ha quedado patente que no le gustaba escribir, TikTok sería sin duda una herramienta muy eficaz. Su capacidad de persuadir con la palabra se multiplicaría exponencialmente y sus ideas recorrerían el planeta en tan sólo unos segundos.

TikTok es una prueba que demuestra que en la sociedad actual la lectura ha dejado de ser la principal fuente de conocimiento y la oralidad ha sustituido a la escritura. Hoy hay más gente aprendiendo filosofía en portales de contenido y en canales de YouTube que dentro de las universidades. Por eso hoy Sócrates se sentiría como pez en el agua.

Si aún no has integrado TikTok en tu estrategia de Social Media puede que estés perdiendo una gran oportunidad. Pero aún estás a tiempo. Rectificar es de sabios.

Guía Identidad Visual

Por qué tu ONG necesita una guía de identidad visual

Una marca no sólo se construye a partir de un logotipo. También hacen falta colores, tipografías, así como una serie de normas que regulen el uso del logotipo en sus diferentes aplicaciones. Una guía de identidad visual es un documento donde se indican todos los criterios gráficos que deben tenerse en cuenta para representar una marca de forma correcta y ordenada. Sin una guía de identidad visual las decisiones que afectan al uso del logotipo acabarán tomándose de forma intuitiva. Y a medio y largo plazo esta circunstancia puede debilitar gravemente la imagen de tu marca.

 

Ventajas de contar con una guía de identidad visual

Muchas ONG y empresas con impacto social descuidan su identidad visual porque consideran que es un tema secundario. Sin embargo las ventajas de usar correctamente el logotipo son numerosas. Veamos las principales.

1. Refuerza la imagen de tu ONG

Un uso coherente y ordenado del logotipo, tipografías y colores en sus distintas aplicaciones proyecta una imagen sólida y atractiva de una organización. Si pretendes captar donaciones es imprescindible que los donantes potenciales perciban tu ONG como una organización confiable y segura.

2. Facilita tus publicaciones en redes sociales

Si cuentas con una guía de identidad visual, te ahorrarás problemas a la hora de planificar tus publicaciones en las redes sociales. Sabrás en todo momento cómo aplicar el logotipo en todas las imágenes, así como los colores y las tipografías. De esta manera tus publicaciones proyectarán una imagen ordenada y atractiva de tu marca y tu community manager te lo agradecerá.


3. Te diferencia de otras ONG

Una marca fuerte y atractiva te sitúa en un peldaño por encima de otras ONG. Te desmarca de otras organizaciones y te garantiza una imagen diferenciadora. Una guía de identidad visual es una herramienta muy eficaz para construir una imagen exclusiva entre todos los profesionales del equipo de comunicación. Aunque no se tengan conocimientos de diseño gráfico.

4. Ilustra la personalidad de tu ONG

 
Toda organización tiene su propia personalidad. La identidad visual debe proyectar esa personalidad a través de las formas, colores e imágenes que la conforman. La identidad visual actúa como un reflejo de esa personalidad y los usos y aplicaciones del logotipo deben tener muy en cuenta este objetivo.

5. Dota de una voz propia a tus mensajes
 
Una imagen exclusiva distingue a tus mensajes y los diferencia de los de otras ONG. En el océano de información donde todos nos desenvolvemos, contar con una voz propia permite sobresalir y ser escuchado. 

6. Facilita el trabajo de las personas de comunicación

Una guía de identidad visual debe contemplar las diferentes necesidades y escenarios a los que deberán enfrentarse a lo largo del tiempo tanto los diseñadores, como cualquier persona implicada en la comunicación. La guía de identidad visual recoge qué versiones del logo, tipografías y colores deben utilizarse. Tanto a nivel externo como interno. Además puede incluir plantillas para crear documentos en PowerPoint o Word.

7. Se anticipa a futuros problemas

Las normas de uso contempladas en la guía de identidad visual deben tener en cuenta tanto necesidades presentes como futuras. Un ejemplo, es posible que en la actualidad el logo de una ONG solo aparezca en formatos digitales (web y redes sociales). Pero si surge la necesidad de imprimir un cartel y no hemos tenido en cuenta la impresión del logo en papel (versión CMYK), es posible que nos encontremos ante unos colores muy diferentes a los esperados. O si un día tenemos que incluir nuestro logo en un espacio muy pequeño, puede que nos damos cuenta tarde de que apenas se lee.

Qué debe contener una guía de identidad visual

Una guía de identidad visual debe contener toda la información que necesitan los profesionales implicados en la comunicación: diseñadores gráficos, community managers, webmasters, copywriters, etc. Su uso facilita la toma de decisiones y agiliza la publicación de contenidos en la web, en el blog o en las redes sociales.
Entre los elementos que debe contener una guía de identidad visual figuran:

  • Información general: valores, misión, público objetivo.
  • Logotipo: la versión principal
  • Versiones del logotipo: la versión principal a veces no es suficiente y en muchos casos hacen falta versiones secundarias del logotipo. Por ejemplo, si vamos a necesitar mostrar el logotipo en superficies estrechas (un roll up) nos convendría contar con una versión vertical. SI vamos a trabajar tanto sobre superficies claras como oscuras, deberíamos prever una versión en negativo. Y si vamos a necesitar ubicar el logo en superficies tridimensionales, sería muy útil tener lista una versión monocromática que simplificará su impresión.
  • Favicon: el icono que aparece en la pestaña del navegador cuando un usuario entra en tu página web. También aparece en la lista de favoritos y en los historiales de navegación.
  • Icono RRSS: el icono que el usuario ve cuando accede a tu perfil de Twitter, Instagram, Facebook, Linkedin, Tik Tok… También se muestra en todas tus publicaciones.
  • Colores: los colores que identifican a tu marca. Es conveniente establecer una paleta de un mínimo de tres colores. De esa manera dispondrás de suficientes opciones cuando diseñes tu web, folletos, flyers, infografías o publicaciones en tus redes sociales. No se trata de los colores que conforman tu logotipo, aunque pueden coincidir. Se trata de los colores que utilizarás en tus diseños. Una guía de identidad visual debe incluir tanto las versiones de esos colores en CYMK (para impresiones), como RGB (para formatos digitales), así como Pantone (colores directos).
  • Tipografías: tampoco se trata de la tipografía que aparece en el logo. Son las tipografías que deben utilizarse por ejemplo en la web, en las publicaciones del blog, en un folleto, en un documento de Word o en una presentación en powerpoint. Es conveniente contar con dos. Deben ser muy sencillas, fácilmente legibles y que estén muy extendidas para que todos los usuarios cuenten con ellas en sus ordenadores y smartphones. En la guía de identidad visual deberá especificarse qué tipografía debe utilizarse en los títulos y cuál en los cuerpos de texto.
  • Imágenes: a la hora de elegir imágenes para tus piezas de comunicación (web, folletos, flyers, publicaciones en redes sociales, blog, etc) no debes dejar esa selección al azar. Tanto si vas a utilizar fotos propias (proyectos, equipo, acciones, etc.) como si vas a usar fotos de bancos de imágenes, la guía de identidad visual debe contemplar unos criterios que faciliten el trabajo de los diseñadores. Por ejemplo, hay ONG que no quieren mostrar primeros planos de niños o niñas, otras no quieren reflejar sufrimiento, algunas quieren reflejar siempre una imagen multicultural, etc.
  • Papelería: una guía de identidad visual debe tener en cuenta todas las piezas impresas que va a necesitar una ONG: folletos, carteles, roll ups, flyers, etc.
  • Digital: también debe mostrar ejemplos del diseño de la web, perfiles de redes sociales, publicaciones, etc.
  • Merchandising: incluir ejemplos de camisetas, bolsas, tazas, etc, es muy útil para acometer proyectos gráficos que presenten nuestra marca en todo tipo de texturas y superficies.

En Materiagris podemos ayudarte a diseñar la guía de identidad visual de tu ONG, fundación o empresa de impacto social. Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de poner toda nuestra experiencia al servicio de tu causa.

7 lecciones que debería aprender el marketing digital del activismo

El activismo siempre ha sido una forma de expresión que ha ejercido una poderosa influencia sobre muchos publicitarios. Imágenes como el joven estudiante chino desafiando a un tanque en la Plaza de Tiananmen o las activistas de Femen protestando contra la discriminación sexual con los pechos desnudos se han grabado en nuestra retina. El lenguaje de las movilizaciones sociales ha sido una fuente de inspiración para no pocas campañas de publicidad. Y las agencias de marketing digital podemos aprender muchas lecciones de las protestas sociales.

Qué es una empresa de impacto social

¿Qué es una empresa con impacto social?

Una empresa con impacto social es una empresa que ofrece soluciones a los problemas sociales y medioambientales que tiene nuestra sociedad. Las actividades de las empresas no sólo tienen un impacto económico, sino que también ejercen una influencia social y medioambiental. En otras palabras, todas las empresas tienen un grado de responsabilidad, por pequeño que sea, no sólo en los índices de empleo o la contribución tributaria, sino también en aspectos como  el bienestar emocional de las personas o la generación de residuos.

contratar-agencia-marketing-digital-para-empresas-de-impacto-social

El impacto social de las empresas en su comunidad


Pongamos un ejemplo. Si una empresa que opera en una pequeña localidad de 10.000 habitantes, y que tiene una plantilla de 100 empleados, decide despedir a 20 empleados, esto desencadenará una serie de consecuencias importantes sobre esa localidad. Algunos negocios de la zona, como supermercados, tiendas o restaurantes, perderán ventas al comprobar cómo algunos de sus clientes ya no compran sus productos, al menos con la misma frecuencia. Y eso es sólo el principio de un efecto dominó. 

 

Pero si intentamos medir el impacto no sólo en términos económicos y ampliamos nuestra perspectiva, la pérdida de esos 20 puestos de trabajo también desencadenará otras consecuencias sociales y medioambientales. Por ejemplo, más de una de esas personas dejarán de ir a cenar a su restaurante favorito, o al menos ya no irán con la misma frecuencia. Quizás otra caiga en una depresión o se refugie en el alcoholismo. También es posible que alguna de las personas desempleadas cancele las donaciones que realiza a una ONG. En fin, un efecto mariposa de consecuencias imprevisibles. Dinero, relaciones y sentimientos se mezclarán en una combinación más compleja de lo que a primera vista parece. 
Las actividades de las empresas afectan a un amplio grupo de personas. En un primer plano, a sus empleados, proveedores, clientes, colaboradores y accionistas. En un segundo plano, a sus familias, vecinos o los negocios de su barrio. Y en un tercer plano, y no por ello menos importante, al medioambiente. 

Empresas de impacto social

Las empresas con impacto social no son ONGs


Las empresas con impacto social no son organizaciones sin ánimo de lucro. Son empresas como cualquier otra, que buscan obtener un beneficio a través de sus actividades. Buscar un beneficio es legítimo y puede ser muy provechoso si se obtiene 
con responsabilidad y se distribuye con respeto. 
Las empresas con impacto social presentan un triple balance anual: económico, social y medioambiental. Para medir sus actividades, realizan un seguimiento de todos los procesos que afectan a esas tres dimensiones. Y no es una tarea sencilla. Es más fácil identificar y medir las ventas o las compras, que los índices de sostenibilidad o el bienestar emocional. ¿Cómo lo logran entonces? 
Para medir el impacto social, las variables que utilizan incluyen la educación, el acceso a la sanidad, la igualdad de género, la accesibilidad o la calidad de vida. En concreto, las empresas pueden medir los ingresos medios por hogar, la tasa de desempleo, el porcentaje de mujeres en la plantilla, la presencia de trabajadores con discapacidad o la esperanza media de vida. 
Respecto a las medidas medioambientales, las empresas pueden medir el impacto de sus actividades teniendo en cuenta, por ejemplo, factores como las emisiones de gases de efecto invernadero, la cantidad de residuos generados, el consumo de electricidad y de agua o el consumo de combustibles fósiles. 

Agencia de marketing para empresas triple acción

Ejemplos de empresas con impacto social

En primer lugar, cualquier empresa puede ser una empresa con impacto social si cuida su triple balance. No es imprescindible que ofrezca productos y servicios que sean considerados sostenibles o ecológicos. Nosotros mismos somos una agencia de marketing digital, pero nos consideramos una empresa con impacto social. Seamos optimistas, las empresas que ofrecen productos nocivos para la salud o que empeoran nuestra calidad de vida son minoría. El problema reside casi siempre en los procesos de producción, donde muchas empresas no tienen en cuenta su huella ecológica o el impacto que ejercen sobre el bienestar de sus empleados o clientes. Es ahí donde toman decisiones irresponsables y cortoplacistas que en el fondo nos perjudican a todos. 
Si quieres conocer algunas empresas españolas con impacto social aquí tienes una pequeña lista:
Ecoalf : Ropa elaborada con tejidos reciclados
Ecooo : Proyectos que activen a la ciudadanía a favor de un nuevo modelo energético
Ecohabitar : Portal de cultura regenerativa: bioconstrucción, bioarquitectura y permacultura
Kombuchería : Alimentación, Salud y Bienestar
Seryes : Correduría de Seguros Éticos
Biko : Nuevas Economías y Métricas
El Buen Vivir : Centro para la promoción de la Felicidad
Triple: Coworking y Espacio de Eventos Ecológico
Necesito una página web

Quiero reinventarme y necesito una web

Todas las semanas llegan a nuestra web dos o tres mails de emprendedores que quieren dar un giro a su carrera e iniciar un nuevo proyecto empresarial. Suelen solicitar un presupuesto para desarrollar una web, pero siempre hay mucho más detrás. Con la mayoría suelo tener una conversación a los pocos días. Y la conexión suele ser inmediata. Suelen ser mujeres y hombres a partes iguales, tienen entre 30 y 45 años, cuentan con una buena formación y todas y todos tienen la ferviente intención (o más bien necesidad) de reinventarse profesionalmente. Pero eso no es lo más importante. Lo que más me llama la atención es por qué lo hacen.

Leer más

Contenido redes sociales para ong

7 tipos de contenido que deben utilizar las ONGs en sus redes sociales

¿Cuáles son los contenidos que les funcionan mejor a las ONG en las redes sociales? ¿Qué formatos son los más interesantes para que las ONG se relacionen con su comunidad? En este artículo vamos a analizar con detalle siete formatos concretos y además vamos a mostrarte ejemplos. ¿Empezamos?

Una agencia de marketing digital para el Tercer Sector

Muchos profesionales que trabajan en ONGs se preguntan a menudo si existen agencias de marketing digital que estén especializadas en el Tercer Sector. La respuesta es sí. Aunque marketing y solidaridad puedan parecer a primera vista ideas incompatibles, lo cierto es que en la actualidad todas las ONGs, si quieren alcanzar sus objetivos, necesitan contar con especialistas en marketing digital. Por ejemplo para captar donaciones o para dar a conocer sus proyectos.

Marketing digital para ong o tercer sector

Las organizaciones del Tercer Sector necesitan agencias de marketing digital

ONGs como Greenpeace, Amnistía Internacional o Intermón Oxfam llevan años contratando los servicios de agencias de publicidad y marketing digital. Fueron conscientes enseguida del poder de la comunicación para concienciar a la sociedad sobre determinadas causas sociales y de su eficacia a la hora de captar fondos para financiar sus proyectos. Las ONGs de tamaño mediano y pequeño no tardaron en seguir el ejemplo de las grandes. En un primer momento, y debido a su falta de recursos, muchas ONGs recurrían a voluntarios para realizar tareas de diseño web, SEO o community management. Sin embargo, debido a la volatilidad de muchos voluntarios y otras veces a su inexperiencia, los resultados no acababan de ser los deseados. Muchas ONGs, conscientes de la necesidad de contar con una fuerte presencia digital, empezaron a destinar un presupuesto anual para externalizar servicios como el diseño web, el SEO, el SEM o la creación de contenidos. Pero muchas ONGs de tamaño mediano y pequeño pronto se toparon pronto con un nuevo escollo: su trato con las agencias de marketing digital no siempre resultaba positivo. En muchos casos las ONGs se encontraban con unos precios muy elevados, otras se quejaban de una falta de sensibilidad alarmante y otras se sorprendían por la inexperiencia de las agencias en organizaciones sin ánimo de lucro.

Por suerte hoy existen agencias de marketing digital que se han especializado en el Tercer Sector y que conocen a fondo cuáles son las necesidades de las ONGs.

Contenidos para redes sociales tercer sector

¿Por qué una agencia de marketing digital decide especializarse en el Tercer Sector?

Materiagris es una agencia de marketing digital especializada en ONGs y empresas con impacto social. Fundada en 1993 y tras una larga experiencia en la creación de campañas para marcas de gran consumo, trabajando para clientes como Procter & Gamble o Movistar, Materiagris decidió reposicionarse en 2010 y dirigir sus servicios a organizaciones del Tercer Sector. La razón de esta decisión fue tanto estratégica como ideológica. Por un lado, la proliferación de ONGs dentro de una sociedad cada vez más concienciada y solidaria convertía al Tercer Sector en un interesante nicho de mercado, y por otro, la evolución personal de los integrantes del equipo de Materiagris invitaba a iniciar una nueva andadura marcada por la necesidad de huir del consumismo desenfrenado y por el deseo de emplear la experiencia adquirida para ayudar a difundir ideas que convirtieran este mundo en un lugar mejor.

Para Materiagris la adaptación no fue ni rápida ni fácil. En cierto sentido significaba empezar de cero. ¿Cómo sería posible llamar la atención de las ONGs si en la web de Materiagris sólo podían verse campañas realizadas para marcas de champú, detergentes, operadores de telefonía o maquillaje? Tras un período de adaptación y aprendizaje, Materiagris comenzó a crear una cartera de clientes con ONGs, fundaciones y empresas con impacto social. Conocer a dirigentes de ONGs, patronos de fundaciones, empresarios comprometidos y emprendedores sociales nos aportó una experiencia muy valiosa para comprender el día a día del Tercer Sector.

creacion contenidos para tik tok agencia markenting ong

En la actualidad Materiagris ha cosechado una amplia experiencia en proyectos sociales y ha ayudado a muchas organizaciones sin ánimo de lucro a captar nuevos fondos y dar a conocer sus proyectos. Hoy Materiagris puede enorgullecerse de contar en su portfolio con campañas realizadas, entre otras ONGs, para Amnistía Internacional, Oxfam Intermón, Plan International, URDA Spain, AIPC Pandora, ACCEM o Movimiento por la Paz  Y gracias a nuestros clientes hemos aprendido mucho de áreas como la discapacidad, los refugiados, la sostenibilidad, el comercio justo, la educación internacional, el voluntariado, la economía circular o la inclusión social.

Una agencia de marketing digital debe ser un compañero de viaje para una ONG

Las ONGs siempre esperan encontrar una agencia de marketing digital que comparta su visión del mundo. La mayoría buscan una agencia que se convierta en un socio estratégico durante muchos años y que se comporte como un miembro más de su equipo. Sin embargo muchas ONGs confiesan que no les resulta fácil encontrar agencias que entiendan su actividad, sus procesos o sus sistemas de trabajo. La realidad de las ONGs es muy diferente a la de las empresas y las estrategias de comunicación que funcionan para estas últimas no suelen ser útiles para las organizaciones sin ánimo de lucro.

¿Qué debe exigirle una ONG a una agencia de marketing digital?

Cuando una ONG busca una agencia de marketing digital, está buscando compromiso, complicidad y honestidad. Compromiso para recibir siempre la respuesta esperada. Complicidad para compartir su pasión. Y honestidad para confiar y sentirse segura. Hay agencias de marketing digital que se encuentran en esta vibración, que piensan que el dinero no lo es todo y que la rentabilidad debe medirse con un triple enfoque: económico, social y medioambiental.

En Materiagris creemos firmemente en el poder del marketing digital. Estamos convencidos de que la publicidad es un gran motor de cambio. Llevamos más de quince años trabajando con ONGs y conocemos perfectamente el día a día de las organizaciones del Tercer Sector. Esta experiencia nos permite ofrecer soluciones adaptadas a las necesidades de cada ONG. Si quieres contactar con nosotros, estaremos encantados de ayudarte a impulsar tu ONG.

Creacion de naming para ong

Tipos de Naming: la creación de un nombre para una marca

Todos los emprendedores deben enfrentarse al reto de poner nombre a su proyecto empresarial. Empresas y ONGs deben buscar un nombre que las represente y las permita identificar sus productos y actividades. Se trata de una decisión trascendental y no debe tomarse a la ligera. Las consecuencias pueden ser muy perjudiciales a corto y largo plazo.

El proceso que conduce a crear un nombre se denomina Naming y desde hace décadas existen expertos y empresas especializadas que se dedican a esta actividad. 

Si estás a punto de lanzar un proyecto empresarial o una organización sin ánimo de lucro, vas a tener que buscar un nombre que identifique tu iniciativa. Y tienes dos opciones: contratar los servicios de una agencia especializada o ponerte manos a la obra y crear tú mismo tu propio nombre.

Creacion de naming para ong

Tipos de Naming

Es importante que conozcas las diferentes líneas creativas que podrás explorar para crear un nombre. La mayoría de las marcas que existen pueden agruparse en cinco categorías. Vamos a conocer cada una con detalle.

Descriptivo

Tipos de Naming: la creación de un nombre para una marca

Los nombres descriptivos tienen la ventaja de comunicar desde un primer momento una característica muy representativa de la empresa u ONG. Ese dato ayuda al público objetivo a reconocer rápidamente a qué se dedica dicha empresa u ONG. Es sin duda una inestimable ayuda cuando se trata de lanzarse al mercado. Pero no es oro todo lo que reluce. Los nombres descriptivos presentan un serio inconveniente: cuando es necesario un cambio de estrategia o se añade una nueva línea de negocio, los nombres descriptivos suelen suponer un freno. Si el consumidor reconoce que una marca es experta en una actividad concreta es muy difícil que de repente admita que también está especializada en otra actividad muy distinta. Cuando Telepizza – “pizzas a domicilio” – decidió abrir restaurantes donde también podía consumirse pasta o hamburguesas, el resultado fue un completo fracaso. Para el consumidor resulta muy difícil cambiar de golpe su percepción de la realidad.

El Corte Inglés debe su nombre a una pequeña sastrería fundada en 1890, que fue adquirida en 1935 por los actuales propietarios, para convertir ese espacio en unos grandes almacenes. Con el paso de los años, el nombre El Corte Inglés ha quedado como un vestigio de un pasado que casi nadie conoce, y en la práctica como un continente con un significado irrelevante.

Los nombres descriptivos deben considerar también el factor del idioma. Su significado puede ser evidente en castellano pero no en inglés o en otros idiomas.

Abstractos

Los nombres abstractos no tienen un significado concreto o tienen un significado que nada tiene que ver con la actividad de la empresa. Son muy recomendables para empresas que desarrollan actividades que pueden cambiar o ampliarse con el paso del tiempo. Es el caso de las empresas tecnológicas como Orange y Apple. Son empresas que hacen de la innovación su principal seña de identidad y deben estar siempre abiertas al lanzamiento de nuevos productos y servicios.

Estos nombres deben evocar emociones positivas y nunca emociones negativas. Por ejemplo, Orange o Apple se asocian con optimismo, sencillez o alegría. Red Bull se identifica con energía, fuerza o intensidad.

Los nombres abstractos suelen visualizarse con logotipos que refuerzan las asociaciones que pretenden evocar. ¿Qué pasaría si el color corporativo principal de Orange fuera el verde? ¿Si el icono de Apple fuera un limón? ¿Y si la imagen de Red Bull fuera un pato azul?

Storyteller

Todos los nombres acaban contando una historia. Harley-Davidson, Chanel o Apple cuentan grandes historias. Sin embargo, cuando una marca es nueva, y por tanto, completamente desconocida, carece de pasado.

Si el nombre de una nueva marca tiene un significado concreto, el consumidor tenderá a construir en su mente una pequeña historia a partir de las evocaciones que le produce ese significado. Por ejemplo, es fácil reconocer Don Limpio como un producto de limpieza que deja todo reluciente. O Burger King como un lugar donde preparan sabrosas hamburguesas.

A veces los nombres descriptivos se visualizan con logotipos que muestran personajes que refuerzan el storytelling. Las cualidades y valores de la marca quedan así personalizadas en un personaje que humaniza la empresa y la acerca a los consumidores. Un caso extremo de esta línea creativa son las marcas de moda, donde la marca aprovecha el prestigio de un gran diseñador para poner nombre a sus productos. Yves Saint Laurent, Ermenegildo Zegna o Carolina Herrera son claros ejemplos.

Acrónimo

Logos acronimos

Algunos nombres se construyen a partir de las iniciales de palabras que forman un nombre demasiado largo y difícil de recordar. Es el caso de IBM (International Business Machines), ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), NASA (National Aeronautics and Space Administration), P&G (Procter. & Gamble) y CEAR (Centro de Acogida para el Refugiado).

Son nombres que carecen de significado y que dependen completamente del nombre original. En algunos casos los acrónimos se permiten algunas licencias para construir nombres que resulten fáciles de pronunciar. Es el caso de UNICEF cuyo origen se encuentra en United Nations Children´s Fund.

Neologismo

Una técnica muy utilizada en el naming es la combinación de palabras con el objetivo de crear palabras completamente nuevas. Zara es un femenino inventado de zar, como alternativa a zarina. MoviStar surge de la fusión de Movi y Star, lo que sugiere el significado “estrella en movimiento”. Tweeter proviene de la expresión tweet (pío), es decir, su significado podría ser algo así como “el que hace pío pío”. Mercadona proviene de la unión entre mercado y dona, un término que como sufijo suele utilizarse para formar palabras asociadas a una cualidad femenina. Facebook nace de la fusión entre face y book, cuyo objetivo es evocar a los libros utilizados en los institutos para recordar a los alumnos de una promoción.

Es un camino muy sugerente para los creativos, ya que les permite explorar muchas posibilidades para crear nombres impactantes y originales.

Cómo reconocer un buen naming

Para reconocer un buen nombre es necesario viajar en el tiempo. En otras palabras, debemos anticiparnos a lo que pueda ocurrir en el futuro. La elección de un nombre traerá unas consecuencias determinadas y no es fácil preverlas con la suficiente antelación. Sin embargo, hay 5 preguntas que ayudan a reconocer unos rasgos que todo buen nombre debes presentar.

  1. ¿Es fácil de recordar?

    Un nombre rebuscado, complejo o demasiado largo será difícil de pronunciar y de recordar. Si un nombre no se recuerda con facilidad ya es una razón más que suficiente para descartarlo.
  2. ¿Evoca asociaciones positivas?

    Todo nombre produce unas evocaciones culturales, sociales y emocionales. Si alguna de esas asociaciones es negativa es mejor olvidarse de ese nombre. Por ejemplo, si buscamos un nombre para un nuevo procesador informático y para muchas personas el nombre evoca “lentitud” más nos vale descartarlo.
  3. ¿Su sonoridad refuerza una idea sugerente?

    Cuando se pronuncia un nombre, el sentido del oído amplía su significado. Por ejemplo, si estamos buscando un nombre para un perfume y el nombre se pronuncia en francés, estaremos reforzando la idea de su procedencia francesa. O si estamos buscando un nombre para una marca de moda y el nombre proviene del italiano provocará unas asociaciones positivas.
  4. ¿Se expresa con sencillez?

    Un nombre debe expresarse con sencillez tanto visualmente como verbalmente. Eso significa que el público objetivo deberá leer y escuchar el nombre. Lo leerán a través de su logotipo que visualiza el nombre. Y lo oirán a través de las voces que se escucharán, por ejemplo, en el audio de los vídeos o en el teléfono de atención al cliente. Un buen nombre siempre se mostrará de forma práctica y sencilla.
  5. ¿Es internacional?Un buen nombre debe funcionar en un mercado internacional. Aunque la empresa opere sólo en España, en un futuro cabe la posibilidad de que desarrolle sus actividades en otros mercados. Un buen nombre debe estar preparado para esa eventualidad aunque más tarde no suceda. Por si acaso conoce cuanto antes el significado de tu nombre en otros idiomas, sobre todo en inglés. Evita cualquier significado negativo o comprometedor.

Si quieres elegir un buen nombre procura que cumpla estos cuatro requisitos. Simplemente con que tengas dudas con uno de ellos es razón más que suficiente para descartarlo. Un buen nombre siempre deberá ser fácil de recordar, evocará emociones positivas, su sonoridad reforzará una idea concreta y además se expresará con sencillez.

En Materiagris somos expertos en naming. Llevamos desde 1993 creando nombres para empresas y ONGs. Y ayudamos a muchos emprendedores a lanzar su proyecto creando nombres que les impulsen en su fase inicial y que perduren en el tiempo representando sus actividades y destacando sobre sus competidores.

7 factores que debes tener en cuenta a la hora de escribir un post para tu blog

7 factores que debes tener en cuenta a la hora de escribir un post para tu blog

Escribir un post para un blog suele ser una tarea más compleja de lo que parece. A las habilidades de expresión escrita deben sumarse conocimientos de SEO y competencias vinculadas con el marketing. En esta entrada nos vamos a centrar en los aspectos más propios de la redacción, como el estilo, la narrativa o la estructura. A continuación vamos a describir 7 factores que debes tener en cuenta a la hora de escribir un post para un blog.

Leer más