Entradas

¿El SEO está matando la creatividad?

El SEO, ese conjunto de técnicas que utilizamos para aumentar la visibilidad de un sitio web con el objetivo de incrementar el número de visitas, ha pasado de ser un completo desconocido para muchos anunciantes a convertirse en el santo grial de la publicidad. Sin embargo no son pocos los que se preguntan si ese poder omnímodo no es exagerado. Los que venimos de la rama de la creatividad nos sentimos cada día más condicionados por el peso de las imposiciones del SEO. Yo al menos me siento así. “Escribe utilizando estas palabras”, “no utilices estas otras”, “repite más veces esta palabra”, “empieza el texto utilizando esta otra palabra”, “alarga la extensión del texto”, “utiliza frases más cortas”… El algoritmo de Google, esa especie de Gran Hermano Digital que todo lo ve y que todo lo sabe, es quien determina lo que tienes que escribir y cómo debes escribirlo. Este nuevo escenario dominado por el gigante de Mountain View nos uniforma a todos hasta el punto de que parece que muchos textos estén escritos por la misma persona. La misma estructura, la misma extensión, el mismo estilo, todo se repite.

 

 

Qué queréis que os diga. Echo de menos los tiempos en los que no se hablaba de contenido, sino de creatividad. En aquellos tiempos la creatividad era el centro de toda actividad publicitaria. Eran las ideas las que diferenciaban a unas marcas de otras, las que llamaban la atención de los consumidores, las que despertaban su interés, las que les hacían desear algo con todas sus fuerzas, y las que les empujaban a dar el paso deseado. Ahora parece que todo depende de la cantidad de palabras que utilices, aunque luego no se lean; o del peso de las imágenes, o de la hora en que publiques o de la frecuencia de tus publicaciones. Aunque lo que publiques no sea especialmente interesante ni esté demasiado bien escrito.

 

 

Los clientes quieren todo bueno, bonito y barato. Y lo quieren ya.

Como consecuencia de esta situación, los clientes están configurando en sus mentes un modelo mecanicista de la publicidad que infravalora el poder de la creatividad y cede el protagonismo a las matemáticas. “Si invierto tanto dinero, publico tantos contenidos en redes sociales, y obtengo tantos enlaces externos, obtendré tantos leads, tantos seguidores y tantas visitas a mi web, que se traducirán en tantas peticiones de presupuestos, que al final me traerán tantas ventas”. Pura lógica. Pero por desgracia la publicidad no se basa en la lógica. Porque los consumidores no somos robots, de momento seguimos siendo seres humanos.

Los clientes se alarman cuando ven que sus competidores les adelantan en el orden de los resultados de Google. Inmediatamente llaman a la agencia para pedir explicaciones y les exigen “más madera” para revertir la situación. Y la agencia suele ponerse a incrementar el número de publicaciones, el número de contenidos y el número de palabras, en busca de más seguidores, más participación y más visitas a la web.

Que no se me malinterprete. No estoy diciendo que el SEO no sea importante, por supuesto que lo es. Y mucho. Yo mismo estoy teniendo en cuenta criterios SEO mientras escribo este post. Pero el SEO no es lo único. Y por supuesto no es infalible. Creo que el SEO es una pieza más del ecosistema de la publicidad, con la misma importancia que la creatividad, el contenido, el email marketing, las redes sociales o las campañas de Paid. Todas las áreas deben trabajar al servicio de un objetivo común – la captación de clientes – pero ninguna debe estar por encima de las demás, arrinconando al resto.

 

 

¿Cristiano Ronaldo piensa en el SEO cuando publica una foto en Twitter?

Siempre me hago la misma pregunta. ¿Y Kate Perry piensa en el SEO? ¿O Barack Obama? ¿O Justin Bieber? ¿O Lady Gaga? Ninguno de ellos me parece a primera vista un experto en SEO, y el que menos tiene más de 70 millones de followers. ¿Cómo han logrado entonces esos ejércitos de seguidores?

Antes los departamentos creativos de las agencias de publicidad estaban llenos de gente con pinta de músicos, pintores o estrellas del rock. Ahora las agencias de publicidad parecen estar llenas de ingenieros, financieros o informáticos. Cuando yo empezaba a dar mis primeros pasos en la profesión, los directores de arte sabían dibujar y muchos redactores – yo el primero – soñábamos con ser guionistas de cine. Ahora, parafraseando la novela de Phillip K. Dick, los creativos sueñan con ovejas eléctricas.

Sin embargo, al igual que la vida tras un desastre natural, la creatividad siempre se abre paso. Quizás porque en el fondo la vida sea precisamente eso, creatividad. Imparto clases de Creatividad Publicitaria en Aula Creactiva y en las últimas promociones se está repitiendo con cada vez más frecuencia un perfil de alumno que me llama la atención. Se trata de profesionales que trabajan en agencias de marketing digital y que vienen en busca de creatividad. Son diseñadores gráficos, redactores y creativos “todo terreno” que necesitan desengrasar sus neuronas para ser capaces de generar ideas más creativas. Algunos de ellos incluso no vienen por iniciativa propia, vienen empujados por sus propias agencias. ¿Estaremos asistiendo a un renacer de la creatividad? Me parecería una gran idea.

Contenido vs. SEO: el combate del siglo

¡¡Bienvenidos al combate que todos estábamos esperando. Está en juego el título mundial de los pesos pesados. A la derecha, con calzón amarillo y noventa y dos kilos de puro músculo… el Contenido. Y a la izquierda… con calzón rojo y ochenta y nueve kilos… SEO, que parece una bestia de la naturaleza!!

… Bromas aparte, seguro que muchos de vosotros os habréis preguntado más de una vez qué cuenta más a la hora de ganar visibilidad: ¿el contenido o el SEO?

Como creativo que soy, me siento tentado de arrimar el ascua a mi sardina y anteponer el contenido al SEO, pero voy a intentar ser objetivo. Antes de nada, no se trata de un fenómeno nuevo, siempre ha existido en la comunicación publicitaria este debate, aunque en un formato distinto. Recuerdo mis primeros años como profesional, allá por los ochenta y reconozco que los creativos vivíamos bastante al margen de la difusión de las campañas. En otras palabras, entregábamos artes finales y copias de emisión… y adiós muy buenas. Nuestro trabajo terminaba allí. No queríamos saber nada de ROIs ni GRPs, eso no iba con nosotros.

La revolución digital lo ha transformado todo. En el vocabulario digital creatividad y difusión en medios ahora se llaman creación de contenido y publicación. Y además, la medición de los resultados se ha convertido en una espada de Damocles que pende amenazante sobre nuestras cabezas. Una idea, por muy genial que parezca, no puede ser considerada nunca una buena idea si no alcanza sus objetivos. Y los objetivos, tarde o temprano, se cifran en números. Por mucho que a los creativos nos brote urticaria cuando sentimos cerca el aliento de las matemáticas.

Los creadores de contenido dependemos de los expertos en SEO, así como los expertos en SEO dependen de nosotros, los creadores de contenido. Debemos trabajar en equipo en todas las fases del proceso si queremos alcanzar los objetivos fijados por el cliente. Y para tranquilidad de muchos creativos, he aprendido en estos años que el SEO tiene un alto componente semántico, me atrevería a decir que tanto o más que su componente técnico. Es decir, el SEO depende en gran medida de las palabras y del uso que los redactores hacemos de las palabras. Y no sólo en los posts de un blog o en los textos de una web. También en las descripciones que escribimos cuando subimos un vídeo a YouTube o cuando publicamos una imagen o una ilustración en un post o una web. Las palabras son puro SEO. En este escenario, a los redactores no nos queda otra que aprender técnicas de SEO y aplicarlas en nuestro trabajo diario: keywords, metadescripciones, snippets, slugs, títulos, densidad de palabras clave, urls, link building, etc. Por suerte gestores de contenidos como WordPress y plugins como Yoast nos lo ponen más fácil. De nuevo el éxito vendrá de una comunión armónica entre dos disciplinas aparentemente antagónicas: la creatividad y la técnica, la disrupción y la disciplina, la fantasía y el orden, la creación de contenidos y el SEO. La historia nos demuestra una vez más que hacen falta tanto fabricantes de aviones como inventores de paracaídas.

En definitiva, todos los profesionales que participamos en el proceso del marketing digital debemos aprender a ser una especie de “Dr. Jeckyl y Mr. Hyde”, una nueva mutación adaptada a los nuevos tiempos. Si las agencias queremos tener clientes contentos y satisfechos, por un lado, los creativos debemos aprovechar el impulso que nos aportan las técnicas SEO y por otro, los expertos en SEO deben fomentar la inspiración de los creativos y no asfixiar su creatividad. 

Fascinante mundo en el que nos ha tocado vivir.

seo-web-posicionamiento

10 factores básicos para el posicionamiento de una web en buscadores (SEO)

Internet es como un océano y la página web de tu ONG o de tu nuevo proyecto empresarial es sólo una gota que simplemente debe ser dada a conocer. Tanto si estrenas una nueva web como si tu sitio web ya lleva tiempo expuesto debes tener en cuenta ciertos factores para que los buscadores te reconozcan y aparezcas en las primeras posiciones de las búsquedas. Leer más

consejos-seo-google-marketing-contenidos

10 Consejos SEO para escribir un post que enamore a Google

SEO es un acrónimo que en inglés significa “Search Engine Optimization”, es decir, “optimización para los motores de búsqueda”. El SEO integra un conjunto de técnicas cuyo objetivo es mejorar la visibilidad en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores. Los resultados orgánicos son los que no son pagados, es decir, no son anuncios.

El SEO es clave para ayudar a Google a saber cuál es el contenido de cada página. Por eso a la hora de escribir es fundamental que tengas en cuenta una serie de cuestiones para que los usuarios encuentren tus contenidos y no se diluyan en el vasto océano de la red. Aquí te sugerimos 10 consejos.

1. El título debe llamar la atención

Escribe un título que sea muy concreto, que resuma el contenido de tu post y que despierte el interés. Procura que no sea demasiado largo, que no sobrepase los 70 caracteres. Utiliza una o dos palabras clave y sitúalas lo más juntas posible y si puedes, al principio del texto. Simplifica la URL eliminando artículos y preposiciones. Pero recuerda que los lectores no son robots y les encanta reírse, emocionarse y divertirse.

2. La URL es fundamental

La URL es la secuencia de caracteres que nombra una página web y que aparece en tu navegador cuando te encuentras en esa página. Por ejemplo, una URL es www.materiagris.web/blog
La URL debe contener al menos algunas de tus palabras clave. Suprime artículos, conjunciones,

Por ejemplo es mejor escribir www.materiagris.es/blog/consejos-seo-post-google que escribir www.materiagris.es/blog/10-consejos-seo-para-escribir-un-post-que-enamore-a-google

Respecto a la extensión, no hay un máximo recomendable, pero procura que la profundidad del contenido no supere los 3 niveles.

/nivel1/nivel2/nivel3

3. Utiliza las palabras clave

Las palabras clave o keywords son las palabras que mejor identifican a tu negocio o tu actividad. Si te dedicas, por ejemplo, a la venta de ropa usada, tus palabras clave podrían ser “venta de ropa usada”, “ropa de segunda mano” o “ropa compraventa”.
Si quieres asegurarte bien, utiliza herramientas como Ubersuggest, para encontrar más alternativas, y Keyword Planner para conocer el volumen da cada palabra clave.

4. Incluye enlaces internos

“Enlaces internos” son los vínculos que dirigen a páginas, categorías, posts o secciones de tu propio sitio web. Los enlaces internos facilitan la indexación de las páginas y por tanto mejoran tu posicionamiento orgánico. Además, enriquecen y completan el contenido de tu post.
El “anchor text” o texto ancla es la parte visible de esos vínculos. Intenta incluir palabras clave en los anchor texts.

5. Incluye enlaces a otros sitios web

Los enlaces externos a sitios de calidad te generan un enlace rastreable y mejoran la experiencia de usuario. Además, promueven tus relaciones con otros sitios web y pueden ser correspondidos con enlaces entrantes. Las relaciones son clave para crear una comunidad abierta y participativa. Es recomendable que los enlaces externos se abran en una nueva pestaña para que los usuarios no abandonen tu sitio web.

6. Utiliza negrita para resaltar ideas o palabras importantes

El uso de negrita te ayuda a resaltar las palabras o frases más importantes. Por esa razón son una herramienta SEO muy útil para destacar tus palabras clave. Conviene que no abuses, porque perderías su efecto “simplificador”.

7. Cuida la ortografía y la gramática

Un texto con errores ortográficos o gramaticales retrata a su autor como una persona inculta y poco rigurosa. Una falta de ortografía es motivo suficiente para perder la confianza en ese sitio web y abandonarlo inmediatamente.

8. Nombra las imágenes que utilices

Las imágenes generan mucho tráfico a los sitios web. Por eso conviene que las nombres adecuadamente. Si te dedicas a la venta de frutas y verduras ecológicas, una imagen nombrada como “foto-aprobada.jpeg” no te generará ningún tráfico. Sin embargo, si la nombras “frutas-verduras-ecologicas.jpeg” mejorará notablemente tu posicionamiento orgánico.

9. Designa categorías

Las categorías te ayudan a planificar y estructurar los contenidos de tu blog. Asimismo indican a Google el tema del que trata tu post y no dejan de ser enlaces internos que te ayudan a posicionar tus palabras clave.
A los usuarios les ofrecen una visión global de los contenidos de tu blog y les orienta para navegar en busca de la información que necesitan.

10. Centra el contenido

El usuario agradece la sencillez y la concreción. Escribe posts muy enfocados en un único tema, no divagues, no te extiendas innecesariamente. Un contenido centrado en un tema concreto incluye tus palabras clave y además contiene sinónimos y palabras afines que mejoran tu posicionamiento orgánico.