karma business meditacion

7 formas de mejorar tu Business Karma

Michael Roach, autor de “El tallador del diamante: el buda y sus estrategias para dirigir tus negocios y tu vida” define “karma” como la huella que dejamos en el mundo con nuestros pensamientos y acciones. Roach defiende que esta huella empieza a manifestarse de forma muy sutil, pero, con el paso del tiempo, su presencia es extraordinariamente poderosa.

A lo largo de su obra, Roach ha descrito la existencia de 7 principios kármicos, que constituyen una guía tanto para los negocios como para la vida diaria. Esos principios kármicos son los siguientes:

1º. Si buscas prosperaridad, sé generoso

2º. Para verte a ti mismo en un mundo feliz, mantén una forma ética de vida

3º. Para gozar de buena salud, nunca te enfades

4º. Para llegar a ser un líder, impulsa acciones solidarias

5º. Para enfocar tu mente, practica la meditación

6º. Para liberarte de un mundo que no funciona como a ti te gusta, descubre el potencial oculto de las cosas

7º. Para obtener todo lo que deseas, practica la compasión

Michael Roach es el primer estadounidense que ha recibido el título de “Gueshe” (doctorado en Budismo), concedido por el monasterio de Sera Me, en el Sur de la India. Ha estudiado en la Universidad de Princeton y es un gran conocedor del sánscrito, el tibetano y el ruso.

En su libro “El tallador del diamante: el buda y sus estrategias para dirigir tus negocios y tu vida” Roach narra sus experiencias como vicepresidente de una compañía de venta de diamantes. Durante gran parte de su vida Michael Roach ha intentado aplicar los preceptos budistas a la gestión empresarial y ha comprobado que esos preceptos producen una alta rentabilidad en las cuentas de resultados. Según cuenta en el libro, su lama tibetano le impuso una norma: mantener en secreto que era budista. Tuvo que dejarse crecer el pelo, en vez de ir con la cabeza rapada, vestir con ropa normal, y realizar en secreto todas sus prácticas budistas. 

Un mal karma es a largo plazo un lastre para los balances de las compañías. Cuando los directivos abusan de sus clientes, de sus empleados o de las comunidades donde operan sus empresas, tarde o temprano sus cifras se resienten.

Por eso “hacer las cosas bien” es una práctica muy recomendable para los directivos de las empresas. La bondad, la generosidad y la compasión son compatibles con la rentabilidad y el liderazgo.