scrollytelling-web

¿Qué es el Scrollytelling y por qué se está imponiendo en el diseño web?

A lo mejor es la primera vez que escuchas este anglicismo, pero aunque no conozcas su significado, seguramente ya lo habrás experimentado cuando has visitado más de una página web. El scrollytelling es una técnica cada vez más extendida dentro del diseño web. Viene de “scroll”, el acto de moverse de arriba a abajo para visualizar los contenidos de una web, y de “storytelling”, la técnica de comunicación que consiste en crear un relato alrededor de un producto o una marca. Ambas filosofías han confluido para dar vida a una nueva manera de mostrar el contenido dentro de una página web. 

El origen de esta técnica reside sin duda en la poderosa influencia que ejercen los smartphones, cuyo uso ha transformado nuestra experiencia de usuario y ha configurado una nueva forma de interactuar dentro de un site. El usuario evita a toda costa navegar a otras páginas y huye de las esperas derivadas de la carga de nuevas páginas. En otras palabras, lo quiere todo ya y en el mismo sitio.

Esta demanda ha sido escuchada por los diseñadores web que intentan mostrar sobre todo en la página de inicio una gran cantidad de información. De esta forma el usuario puede en un único vistazo y en un tiempo récord conocer los datos fundamentales de una empresa o una organización.

Por ejemplo, si entramos en la web de una ONG para obtener información, deberíamos visualizar, en un tiempo estimado de un minuto, a qué se dedica esa ONG, en qué zonas del mundo actúa, cuáles son sus actividades principales, en qué consisten los programas que desarrolla, y cómo se puede realizar una aportación económica. Todo eso, en la página de Inicio, sin necesidad de navegar, simplemente haciendo “scrolling”. Los usuarios que necesiten más información sobre temas concretos siempre pueden acceder a nuevos contenidos que se encuentran en las páginas interiores de la web.

Por supuesto, esta técnica exige una alta capacidad de síntesis para enfocarse en los aspectos fundamentales y mostrarlos con sencillez y claridad. También requiere una combinación equilibrada de textos, imágenes y vídeos, para que el usuario reciba la información necesaria y en el formato más atractivo y adecuado.

El scrollytelling convierte al diseñador web en un contador de historias, transformándole en un trovador digital que debe dominar no sólo el lenguaje visual, sino también el verbal y el audiovisual. Los buenos diseñadores web saben que la imagen gráfica debe estar al servicio del mensaje y que gran parte del éxito de su trabajo consiste en mostrar los contenidos de la forma más atractiva y ordenada posible. En otras palabras, el diseñador web debe construir un relato que capte la atención del usuario y le incite a realizar una acción concreta, la famosa conversión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *