Entradas

inbound marketing

¿Por qué todo el mundo habla del Inbound Marketing?

En los últimos meses, muchas compañías están apostando por el Inbound Marketing para integrarlo en sus estrategias de comunicación. ¿Pero qué demonios es esto del Inbound Marketing? ¿En qué consiste? El Inbound Marketing – que puede traducirse como “marketing de atracción” – es un conjunto de disciplinas que agrupa marketing de contenidos, social media y SEO. Su aparición surge como alternativa al carácter invasivo de la publicidad. El Inbound Marketing ofrece a los consumidores contenidos que les atraen e interesan: guías, revistas, libros, vídeos, cómics, juegos, apps, miniseries, documentales, newsletters, presentaciones, musicales, cortometrajes… Los anunciantes son conscientes del divorcio que hoy existe entre la publicidad y los consumidores y por eso necesitan nuevos formatos que les permitan atraer a nuevos clientes. El objetivo de estos nuevos formatos es llamar la atención de los consumidores sin interrumpir sus programas de TV o sin aparecer de repente en una página web en forma de molesto banner o pop-up. En 1999 el omnipresente Seth Godin elevó el Inbound Marketing a nueva categoría al publicar su libro “Marketing de permiso”. Según Godin “el Marketing de Permiso es lo contrario al Marketing de Interrupción, en vez de interrumpir a los clientes con información que no han solicitado, el Marketing de Permiso ayuda a vender bienes y servicios únicamente cuando el cliente da su consentimiento por anticipado”. Para muchos anunciantes y publicistas la idea de Seth Godin sonaba a locura. ¿Qué tipo de personas iban a desear recibir publicidad? Pero hoy es una realidad. Y una realidad que funciona. Sin embargo, el Inbound Marketing lleva utilizándose más de 100 años. En 1895 la marca John Deere, el gigante de la maquinaria agrícola, lanzó la revista “The Furror”, que aún sigue publicándose; En 1900 Michelín editó el primer número de su famosa guía; en 1904, la marca de gelatina para postres Jell-O, empezó a regalar libros de recetas; en 1930, Procter & Gamble empezó a producir radionovelas – las míticas “soap operas”, que le permitía disponer del entorno idóneo para insertar su publicidad -; en 1982, Hasbro se asoció con Marvel para crear cómics para su marca Gijoe; en 1987, Lego lanzó su revista “Bricks Kicks Magazine” (ahora Lego Club Magazine). Con la llegada de las nuevas tecnologías a finales del siglo XX todas estas teorías adquieren un nuevo impulso. Los anunciantes aprendieron que el universo digital permitía distribuir esos contenidos a millones de personas en segundos. Brian Halligan, fundador y CEO de HubSpot, comentó recientemente que “en un futuro próximo, el éxito de muchas empresas online se basará en su capacidad para personalizar las experiencias de los usuarios y, a través de la información que recopilan de leads y clientes, ofrecerles mensajes y ofertas que se ajusten a sus necesidades particulares”. El Inbound Marketing es sin duda una técnica muy eficaz para establecer una fuerte conexión emocional con una nueva generación de consumidores, cada vez más esquivos.