Storytelling, una técnica para conectar con tu audiencia

¿Por qué una marca necesita el storytelling? ¿Por qué a nuestro cerebro le encantan historias? ¿Cuál es el peor enemigo del storytelling?  

El storytelling es una técnica de comunicación que nos permite transmitir información a través de relatos. Desde la llegada de la comunicación verbal, el storytelling funcionó como un mecanismo para compartir experiencias: enseñar, advertir peligros e inspirar a otros miembros de nuestra comunidad. Contar historias no es nada nuevo, pero se ha convertido en una herramienta indispensable para las marcas.

¿Por qué a nuestro cerebro le encantan historias?

storytelling-cerebro

Nuestro cerebro está diseñado para almacenar la información en forma de historias. A través de un proceso denominado acoplamiento neuronal, cuando escuchamos una historia somos capaces de sincronizarnos con el narrador y convertirla en una idea o experiencia. Y si esa historia está cargada de emociones, la experiencia será aún más memorable. Por ello, tu marca será hasta 22 veces más recordada gracias a una buena estrategia de storytelling.

Según las investigaciones del experto en neurociencia Paul J. Zak, “cuando una historia se pone tensa, generamos la hormona del estrés: la cortisona. Mientras que, cuando una historia se pone agradable e interesante, liberamos oxitocina, el elemento químico que genera bienestar”. Estas evidencias científicas demuestran la conexión directa entre el storytelling y nuestras emociones. Es decir, el storytelling tiene un gran potencial para emocionar a la audiencia.

Distracción, el peor enemigo del storytelling

distracciones-storytelling

En la actualidad, el storytelling se enfrenta a su peor enemigo: la distracción. Vivimos en un mundo acelerado en el que no hay tiempo para la reflexión. El storytelling requiere tiempo y concentración por parte del storyteller y por parte de la audiencia a la que se dirige. Sin embargo, los dispositivos móviles disparan notificaciones constantemente que interrumpen nuestra atención y nos impiden concentrarnos.

Nuestro cerebro no está diseñado para la multitarea por lo que, ante el bombardeo constante de distracciones, cada vez nos cuesta más retener información. Y es que recibimos una media de 20.000 impactos al día. Por ello, en medio de este ruido, las historias se han convertido en la mejor estrategia de las marcas para grabarse en la memoria de su audiencia y diferenciarse de la competencia.

Crea un relato que emocione

storytelling-fidelizar-aduciencia

Crear un relato te permitirá tener más éxito comunicando, contando tu marca de una manera clara e inspiradora. “Un relato que toque las mentes, y sobre todo los corazones de nuestro público”, como indica el experto en storytelling Víctor Gay en su libro El Camino Amarillo. “Quizá no se acordarán de qué les dijiste, pero nunca se olvidarán cómo les hiciste sentir”.

En definitiva, el objetivo de la marca debe ser comunicar con relatos emocionales que despierten empatía en la audiencia. Solo así impactaremos en el público, enamorándole con contenidos de calidad.

 

Fuentes: