No tienes una audiencia, tienes cuatro

Cuando diseñan sus planes de comunicación, la mayoría de las empresas intentan describir su audiencia con la mayor exactitud posible. Así las audiencias o públicos objetivo a las que ofrecen sus productos y servicios suelen definirse en términos como “propietarios de viviendas en el centro de Madrid” o “madres de niños menores de tres años”. Esos públicos se erigen en los destinatarios de la comunicación de las marcas y todos los mensajes se dirigen a ellos.

Pues aunque no lo sepas, en realidad tus mensajes no sólo llegan a una audiencia y tus mensajes deben tener como objetivo iniciar una conversación. Tu comunicación alcanza simultáneamente a varios grupos, en concreto cuatro, que, aunque se encuentran muy próximos, presentan motivaciones y características muy diferenciadas. A estas audiencias en Materiagris las conocemos con los nombres que aparecen en este gráfico:

1º.  Miembros

En primer lugar, tu empresa debe pensar en su público más cercano, en su núcleo duro, es decir, las personas que están más cerca de tu marca. Esas personas son tus accionistas, tus directivos y tus empleados. Ellos deben ser los primeros que participen activamente en tu comunicación, actuando como prescriptores y evangelizadores de tu marca.

2º.  Partidarios

Esta audiencia está formada por un segundo grupo formado por tus clientes, proveedores, colaboradores y contactos. Son personas que conocen bien tu empresa y que mantienen una estrecha relación con tus productos y servicios. Ellos pueden ser muy críticos con tu marca pero también pueden recomendar tu marca a otras personas, convirtiéndose en los mejores difusores de tus mensajes.

3º.  Observadores

Esta audiencia la conforman personas que conocen tu empresa, pero que no tienen una vinculación contigo. Se trata de tus competidores, asociaciones, instituciones públicas y medios de comunicación. Son profesionales que, por diferentes razones, vigilan con atención tus movimientos y que están atentos a cada una de tus decisiones.

4º.  Desconocidos

Se trata de la audiencia más numerosa y la más compleja. Está constituida principalmente por tus clientes potenciales. Son personas que no conocen tu empresa ni tus productos, pero que con la información adecuada pueden llegar a convertirse en nuevos clientes. Tu objetivo debe ser convertir esas personas desconocidas en leads, registros que amplíen tu base de datos y que se conviertan en nuevos contactos interesados en tus productos y servicios.

La mayoría de las empresas ponen en marcha campañas de comunicación dirigidas exclusivamente a clientes potenciales y clientes actuales y se olvidan de otros grupos como empleados, proveedores, accionistas o asociaciones. Con el paso del tiempo este error puede salir muy caro.

Por eso la próxima vez que te pongas a diseñar tu nuevo plan de comunicación ten en cuenta a todos los colectivos que te rodean, todos son importantes y cada uno tiene sus necesidades específicas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *