social-media-influencer

Cómo convertir a tu perro en un influencer

Hay perros y gatos que cuentan con más seguidores en Instagram o Facebook que muchos seres humanos. Algunos incluso superan los 6 millones de seguidores, más que muchos futbolistas y cantantes, y se han convertido en auténticas ‘celebrities’. Por ejemplo, Jiff, (www.instagram.com/jiffpom ) un perro de raza pomeriana – también conocida como “perros de juguete” – cuenta con 6,7 millones de seguidores en Instagram y sus seguidores se cuentan por millones también en Facebook y YouTube. La cuenta de Facebook de Doug the Pug (www.facebook.com/itsdougthepug), un perro de raza carlino que vive en New York, es seguida por 5,9 millones de personas y su cuenta de Instagram (www.instagram.com/itsdougthepug) la siguen 2,9 millones. Y no son los únicos. 

Todos sabemos que en el universo social media muchas marcas recurren habitualmente a personas populares para promocionar sus productos y alcanzar a través de sus redes sociales a audiencias que se cuentan por millones. Cuando Beyoncé sube una foto a su cuenta de Instagram (www.instagram.com/beyonce) llega a 107 millones de personas, cuando Cristiano Ronaldo escribe un tweet (twitter.com/cristiano ) le llega en segundos a 61,5 millones de personas o cuando Justin Bieber comparte una foto en Instagram (www.instagram.com/justinbieber) la ven inmediatamente 92,2 millones.

A muchas marcas les cuesta aún digerir este fenómeno, pero cuando encima el influencer es un perro o un gato, la sorpresa se convierte en estupefacción. ¿Cuál es el secreto que se esconde detrás de este fenómeno que capta la atención de millones de personas en todo el mundo?

Por lo pronto ya están surgiendo agencias de Influencer Marketing que ya se están especializando en el fenómeno de las pet influencers. La agencia neoyorquina Fohr Card (www.fohrcard.com) ha creado su división Fur Card (www.furcard.com) para ofrecer este servicio a sus clientes y en su web puede consultarse un ranking donde aparecen más de 500 animales.

También en Nueva York se encuentra The Dog Agency (www.thedogagency.com), una agencia especializada en conectar marcas con perros populares en las redes. Según su fundadora, Loni Edwards, “el secreto de este fenómeno reside en una combinación de fotos divertidas, mensajes ingeniosos, disciplina a la hora de publicar y una utilización adecuada de los hashtags”.

La prestigiosa revista Fast Company dedicó un exhaustivo reportaje a este fenómeno emergente en junio de 2016 y un año después el número de pet influencers han crecido espectacularmente.

Pero no sólo los perros y los gatos son las estrellas de las redes sociales, también triunfan conejos, loros, cobayas, erizos o caballos.

El famosísimo gato japonés Maru fue uno de los impulsores de este fenómeno con sus divertidas travesuras. Algunos de sus vídeos de YouTube cuentan con más de 22 millones de reproducciones y su canal de YouTube llegó a estar situado en el undécimo puesto en el ranking de canales más vistos en Japón.

La pregunta es obvia: ¿Puede una marca aprender del fenómeno de los pet influencers? La respuesta es sí.

Si analizamos los rasgos de su éxito, nos encontramos con cuatro rasgos que pueden trasladarse a la estrategia de social media de cualquier marca.

1. Contenido muy visual

Las fotos son el formato estrella. Los vídeos cortos también triunfan, pero no suelen superar los 2 minutos. Por eso Instagram suele ser la red más utilizada. Céntrate en los contenidos que puedas mostrar con imágenes y explótalos. Si aún no tienes perfil en Instagram, ¿a qué estás esperando?

doug-the-pug-pet-influencer

2. Mensajes divertidos

Las situaciones siempre sorprenden y nos arrancan una sonrisa. Intenta siempre divertir, describe tus actividades y tus servicios desde un ángulo divertido y optimista. A nadie le gusta aburrirse. Si crees que tu actividad no tiene nada de divertido, mírala desde otro ángulo.

3. Naturalidad

En las imágenes no suele haber FX ni Photoshop. Las situaciones son reales y la espontaneidad de los animales es una garantía de éxito. Muestra tu compañía tal y como es. Si es pequeña, no caigas en la tentación de fingir que tienes unas grandes instalaciones o cientos de empleados. También en las redes se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Tu empresa es como es. Y seguro que mola.

4. Disciplina

La mayoría de los pet influencers – en realidad, sus dueños, que no se nos vaya la pinza – publican con mucha regularidad, algunos varias veces al día. Esa disciplina la recompensan sus fans con miles de “Likes”. Sigue su ejemplo, diseña un plan de contenidos, fija una frecuencia y cúmplela. Es preferible que publiques menos contenidos a cambio de ser constante. Si no puedes cumplir tus propios compromisos, baja el pistón.

5. Utiliza hashtags

Los pets influencers utilizan constantemente hashtags en sus publicaciones. Te ayudarán a mejorar la visibilidad de tus publicaciones y aumentarán las interacciones. Además son muy útiles para unir conversaciones entre usuarios.
Es evidente que el fenómeno de los pet influencers no es una cuestión baladí. Ya hay numerosas empresas de productos para animales que recurren a estas celebrities perrunas y gatunas para promocionar sus productos y esas campañas reportan unos suculentos ingresos a sus dueños. Y no nos olvidemos del dinero que YouTube les transfiere a sus cuentas bancarias por cada reproducción de sus vídeos.

Los pet influencers son sin duda un caso de estudio para todos aquellos que  nos dedicamos al universo social media y suponen un modelo a tener muy en cuenta.

 

1 comentario
  1. Sensi
    Sensi Dice:

    Mi perro tiene twitter y de vez en cuando publica alguna foto divertida. No es un influencer, todavía, porque por lo general le gusta hacer vida de perro en lugar de posar. A veces es ocurrente y otras veces no tanto.
    La verdad es que ser activo en el mundo digital es bastante duro y si no te ganas la vida con ello, más todavía, porque tienes que sacrificar otros aspectos de tu vida por alimentar una afición.
    Os dejo el link: https://twitter.com/PerroPincher
    Un saludo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *